Perros en temporada de lluvias

Sabemos que los perritos en situación de calle la tienen bastante difícil porque tienen que valerse por si mismos, aunque definitivametne tienen más opciones que un perro abandonado en su propia casa.

La temporada de lluvias puede complicar bastante esta situación porque hay contaminación de mantos acuíferos, suelo y aire tras la acumulación de heces fecales, además se genera un incremento en la mortandad y enfermedad de perros. 

En nuestra ciudad hemos tenido chubascos y la temporada de lluvias interminables está por llegar, y con ello un incremento en problemas de sanidad y bienestar.

De acuerdo con INEGI de los perros de la ciudad, que suman unos 23 millones, 70% se encuentran en abandono.

Entre las consecuencias inmediatas para la población de perros que vive en la calle se encuentran: el aumento en la mortandad, por inundaciones o infecciones causadas por beber agua de charcos; incremento en enfermedades de los caninos y contaminación ambiental por heces fecales; fenómeno que aumenta en esta época ya que los fuertes vientos distribuyen las partículas y las combinan con los mantos acuíferos; además de agravar la situación de contaminación en el aire y suelo.

México es el país con mayores cifras de abandono de perros, diversas asociaciones de rescate animal han sumado esfuerzos para enfrentar la situación; las formas de apoyar su causa son a través de: adopción, voluntariado, y apadrinamiento; acciones que buscan promover el rescate, cuidado y trato digno, así como una cultura de amor y respeto para los perros.

Radiografía de los perros en situación de calle.

De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Médicos Veterinarios Especialistas en Pequeñas Especies, 7 de cada 10 perros y gatos en el país, se encuentran en situación de abandono y vulnerabilidad, no cuentan con atención médica en su vida y están expuestos al maltrato. 

8 de cada 10 cachorros  en situación de calle mueren antes de su primer año y la población canina callejera se multiplica a un ritmo de 20% anual, resultado de que 7 de cada 10 personas que adquieren un animal de compañía, lo abandonan en el primer año, de acuerdo con datos de Fundación Affinity.

La mayor concentración de animales callejeros se localiza en las zonas urbanas, principalmente en la Ciudad de México  (alrededor de 1.2 millones) y el Estado de México (cerca de 5 millones). La situación se repite en grandes ciudades de la república, como Monterrey y Guadalajara:  tan solo en Monterrey más de 3,000 personas al mes quieren abandonar a sus perros y/o gatos a través de las ONG´s de Protección Animal.

Las asociaciones de la sociedad civil generan soluciones a escala local, estatal y regional, pero deben enfrentarse a múltiples retos desde  abastecerse de recursos para el cuidado de perros, hasta trabajar “bajo presión” para brindar una oportunidad de vida antes de utilizar una inyección que termine con ella, lo que genera una nueva problemática: los cuerpos de cientos de perros y gatos que tendrán que ser incinerados. Los centros de control canino de la Ciudad de México sacrifican e incineran entre 10 y 15 mil perros anualmente, que terminan en basureros y rellenos sanitarios.

Estas organizaciones llevan a cabo esfuerzos para ayudar a los animales en situación de calle o que han sufrido de maltrato, dándoles comida, albergue o buscándoles un hogar permanente y responsable bajo la premisa de “adoptar y no comprar”, además de motivar la esterilización para controlar la población canina.

Deja un comentario