Drones: aliados y depredadores de la naturaleza

Cuando los drones comenzaron, la humanidad enloqueció, todos querían uno, aunque fuera de los minis, pues eran sumamente costos, sus primeros usos fueron para generar tomas aéreas y posteriormente usos más productivos como el riego, el pastoreo de ovejas y el monitoreo de animales en vida silvestre, sin embargo, a mayor potencia, más ruido de las hélices de los drones y un disturbio en la tranquilidad de los animales.

Para los animales en estado “salvaje”, los drones son cosas totalmente desconocidas y hasta un posible enemigo, no saben si es un nuevo animal que va a depredar o qué sucede con exactitud, incluso un estudio realizado en el Servicio de Parques Nacionales en EEUU, halló que en el caso de los osos negros, sus pulsaciones se disparan hasta 123 por minuto aún cuando están hibernando, aunque su conducta u otros aspectos fisiológicos no cambiaron.

Por otro lado, cuando de cactáceos se trata, las cosas son muy diferentes, a ellos no les molesta a pesar de ser hipersensibles con la acústica, sin embargo el movimiento debe ser siempre horizontal y nunca acercarse a ellos en vertical, de lo contrario su instinto les indicará que es un depredador abalanzándose.

Incluso los biólogos involucrados en estos estudios aseguran haber presenciado halcones, gansos y águilas derribando drones en pleno vuelo, así como antílopes que los cornean, canguros que los noquean y tigres que los cazan.

Por ello es que indican que es preciso generar tecnologías que permitan monitorear a los animales sin que generen impacto en su tranquilidad y vida cotidiana.

Deja un comentario